Esta web es sólo para mayores de 18 años. Además, esta web utiliza cookies para datos estadísticos. Más info. Aceptar
Si continúa navegando significará que acepta el uso de cookies para esta web y que es mayor de 18 años.

USA/CANADA TAROT TOLL FREE: 1-877-707-0462 ESPAÑA: 806 585 753 (+34) 96 096 23 17 Videntes Buenas - Tarot Telefónico de calidad

Las raíces paganas de la Navidad: fiestas y tradiciones

Visitas 68 Comentarios 0 Publicado el 09/12/2016 por CrisR
 
Categoría: rituales - Etiquetas:
 
La Navidad, palabra proveniente del latín “nativitatem”, que significa nacimiento, llegó a nosotros a través de la Iglesia Católica Romana.  Sin embargo, ¿De dónde sacó la Iglesia semejantes tradiciones? ¿El origen de la Navidad aparece en la Biblia? ¿O tiene sus raíces en culturas paganas? 
La celebración de las fiestas paganas en el mes de diciembre data de épocas anteriores al cristianismo, cuando en Europa se veneraba la llegada del solsticio de invierno en el cual se hacían promesas y rituales por el pronto retorno del Sol a la tierra y del renacimiento de la vida que no muere bajo el frío invernal. El solsticio de invierno marca el momento de las noches más largas del año; el sol parece estar a punto de extinguirse. Este periodo dura doce noches, desde el 25 de diciembre hasta el 6 de enero.

El 25 de diciembre era en Roma la fiesta del Sol Invicto. Ese día los fieles se dirigían a un santuario de donde sacaban una divinidad del Sol, representado como un niño recién nacido. Hoy se reconoce de forma prácticamente unánime que fue la pre-existencia de esta fiesta pagana lo que llevó a la Iglesia a fijar el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre.
La festividad de la Natalis Solis Invicti, que tenía lugar el 25 de diciembreera el clímax de las celebraciones que comprendían un periodo aproximado de una semana dedicado al dios Saturno, eran y han sido conocidas siempre bajo el nombre de la(s) Saturnalia.  
Las Saturnalia comenzaban poco después de la segunda quincena de diciembre, hacia el 16-17, como solía pasar en todas las festividades romanas, se daba pie con un gran sacrificio en el templo de Saturno, a los pies de la colina del Capitolina.
Hoy en día celebramos la Navidad junto a árboles decorados, guirnaldas, el muérdago, castañas asadas, Papá Noel y su reno de nariz roja, regalos, reyes y un sin fin de tradiciones que simbolizan alegría y esperanza para los creyentes. Con el tiempo, la Navidad se empieza a sujetar a un simple apogeo de la sociedad basado en el consumo excesivo de comida y gastos exorbitantes de dinero para regalos, perdiéndose su significado real.
En la Inglaterra de Cromwell, las celebraciones de Navidad fueron suprimidas por la violenta hostilidad de los puritanos hacia todo cuanto pudiera recordar ese origen pagano. La Navidad no se restableció hasta 1660, tras la restauración de Carlos II. En Escocia, la Navidad fue prohibida en 1583 y se arbitraron graves sanciones para quien la festejara. Todavía hoy, numerosas sectas cristianas, como los Testigos de Jehová, rehúsan celebrarla.
Este es el afiche oficial de 1647 que abolió la Navidad en Inglaterra.
https://antecedentes.wordpress.com/2007/12/19/el-origen-de-la-navidad-las-raices-paganas-de-una-fiesta-cristiana/
Son muchas las tradiciones que se celebran en la época cuyas raíces pre-cristianas hemos prácticamente olvidado, entre las más relevantes en Europa y el resto del mundo tenemos las siguientes:
 
El árbol y sus adornos

El árbol de navidad es uno de los rituales típicos europeos que datan del siglo XVI. Algunos autores le atribuyen un origen germánico; “en los tiempos paganos, en las fiestas de Jul, celebradas a finales de diciembre en honor del retorno de la Tierra hacia el Sol, se plantaba ante la casa un abeto del que colgaban antorchas y cintas de colores” (La nuit de Noël dans tous les pays, Pithiviers, 1907).

Sin embargo se cree que proviene de Egipto y Babilonia, y después se llevó a Roma.  Gracias a Virgilio sabemos que en Roma, durante el periodo de las saturnalias, se colgaba en plaza pública un árbol cargado de juguetes.

Adornar el árbol es una tradición pagana sin relación alguna con la natividad ni con la era del cristianismo.  Se dice que el árbol decorado con adornos brillantes viene de las celebraciones del solsticio de invierno cuyo propósito es la realización de ofrendas con la promesa del retorno a la Tierra del Sol.  Este ritual es hoy en día practicado en muchos países del mundo, sin importar ubicación geográfica.
 
Los 3 reyes magos del oriente

Según el último evangelio de Mateo, la visita de los "reyes magos" es en realidad la venida de unos “eruditos” guiados por una estrella. No obstante, no se menciona la cantidad de “sabios”, ni su apariencia física.
Raíces paganas de la Navidad
Tres Reyes Magos, mosaico de S. Apollinare Nuovo, Ravena, Italia.
Las tradiciones paganas sobre los reyes cuentan que eran doce reyes magos, pero la cultura romana, que fue la que prevaleció en el tiempo, dictó tres reyes.  Ahora bien, sobre el título noble, fue un agregado tardío para que concordasen ambas historias: la evangélica y las profecías judías.

La Iglesia conmemora el 25 de diciembre como Navidad y el 6 de enero como el día de la llegada de los Reyes; fiesta pagana que simboliza un segundo nacimiento espiritual.
 
El hombre de rojo: Papa Noel

Es conocido por todos que la Navidad está dirigida principalmente a los niños.  Sin embargo, el hombre de los regalos, es una tradición que proviene de diferentes culturas paganas europeas. 
Se dice que el ancestro de estos hombres bondadosos es San Martín, un viejo vestido con harapos montado en un asno sucio que repartía castañas a los niños buenos y carbón a los niños malos.
San Martín y San Nicolás

San Martín da los regalos en Flandes y en algunas zonas rurales de Bélgica. Antaño fue así también en Cataluña, y más concretamente en la región del Ampurdán, según refiere 
Joan Amades: “Se decía a los niños que, al caer la noche, llegaría San Martín vestido como un pobre y montado en un asno flaco y mugriento, y que en la ventana de los niños buenos pondría castañas y otros frutos secos, y en la ventana de los niños malos dejaría cenizas y las boñigas del asno” (Costumari catalá, vol.7, p.711).

​Según explica 
F.X. Weiser, “tras el nombre de San Nicolás o Santa Claus se oculta la figura del dios pagano germánico Thor, cuya leyenda ha pasado al viejo obispo en la presentación moderna de San Nicolás… Para nuestros antepasados paganos, es el dios más alegre y mejor, que nunca dañaba a los humanos, sino que los ayudaba y protegía. En cada casa se le consagraba un lugar especial ante el altar, y se decía que descendía por la chimenea en su elemento, el fuego” (Fetes et coutumes chrétiennes. De la liturgie au folklore, Mame, 1961). 

Raíces paganas de la Navidad
Milagro de San Nicolás
​Pero este origen germánico se complica si tenemos en cuenta que, en la tradición popular de los Países Bajos, se dice que San Nicolás viene de España. ¿Tal vez el actual San Nicolás centroeuropeo es una mixtura de elementos germánicos y otros mediterráneos aportados por los soldados españoles? Sigue siendo un misterio. En todo caso, lo seguro es que no se trata del obispo de Mira.

https://antecedentes.wordpress.com/2007/12/19/el-origen-de-la-navidad-las-raices-paganas-de-una-fiesta-cristiana/
Por otra parte, San Nicolás de Mira (antiguo obispo de Mira) conocido también en América como Santa Claus, se refiere a un obispo del siglo IV.  Las antiguas tradiciones cuentan que Nicolás, el obispo vestido de rojo, celebraba la llegada del Adviento ofreciendo regalos a los más pequeños. 

Hacia 1863, adquirió la actual fisonomía de gordo barbudo bonachón con la que más se le conoce. Esto fue gracias al dibujante alemán Thomas Nast.
origen pagano de la Navidad
Dibujo de Santa Claus de Thomas Nast
Hoy en día, conocemos al Papá Noel, personaje memorable de la Navidad que representa la bondad y abundancia.  Él es conocido por su típico traje rojo y su desafiante descenso desde las chimeneas para entregar regalos. Un personaje nacido de la fusión de San Martín y San Nicolás.
El Espíritu de la Navidad

El 21 de diciembre a media noche, fecha del solsticio de invierno en los países nórdicos, se celebra una de las emblemáticas tradiciones de origen celta conocida como la llegada del espíritu de la Navidad.  Las creencias sobre este ritual se basan en hacer honor a un personaje cósmico que desciende a la tierra y visita a los hombres del bien para concederles sus mayores anhelos.
​Teorías sobre el Espíritu de la Navidad

De las teorías existentes en torno a la identidad del Espoíritu de la Navidad destacan dos:

Según una de las más extendidas el Espíritu de la Navidad es realmente un Egregor surgido directamente del pensamiento de Jesús. Un Egregor es un pensamiento colectivo que puede ejercer gran influencia en las personas. Al ser un  pensamiento de Jesús se convirtió en un espíritu lleno de bondad que busca ayudar a los seres humanos.

Otra teoría cuenta como un ser de gran belleza y bondad, proviniente de otro mundo a años luz del nuestro, llegó a la Tierra instalándose en tierras nórdicas. Este ser, mucho más evolucionado que los humanos, visita cada año cada hogar para regalar a cada persona luz y energía, y así cumplir sus deseos.

Ambas teorías  están muy ligadas con el esoterismo y el ocultismo e, incluso, con la 
ufología. No es de extrañar que la Iglesia Católica rechace cualquier actividad que tenga por objeto celebrar el Espíritu de la Navidad
El Espíritu de la Navidad es visto como una energía cósmica que viene del centro del sistema solar para ofrecer a los creyentes armonía, paz, amor y prosperidad.
 
Evidentemente, estas tradiciones paganas no hacen honor al nacimiento del supremo, se practica en cambio un ritual supersticioso y esotérico al margen de las creencias católicas sobre la Navidad.
 
Tradiciones sobre las guirnaldas y el muérdago

El origen del uso de adornos rojos y verdes viene de un ritual ancestral en el cual se hacían ofrendas a las hadas de los bosques.

Las decoraciones paganas con guirnaldas y troncos navideños representaban la amistad y la alegría, y se usaban para vestir edificaciones para la adoración de los dioses.

Por último, las tradiciones sobre el muérdago, simbolizaba un acto natural en medio de la noche más larga del año. Besarse bajo el muérdago es una más de las antiquísimas celebraciones que se originaron en la Europa Celta y que a través de los siglos fue evolucionando hasta acabar siendo una costumbre y tradición navideña. El calor de un beso bajo un clima a temperaturas bajo cero, era el inicio de una noche de júbilo, convertida luego en embriagadas y lujuriosas orgías. Los celtas consideraban que el muérdago tenía poderes especiales de sanación. Entre las muchas bondades que se le atribuía al muérdago se encontraba el considerarlo afrodisiaco, un potenciador de la fertilidad y la planta de la paz y el amor. Esto llevó a que muchos fueran los hogares en los que se colgase una rama de muérdago en la misma entrada, a modo de atraer la buena suerte para sus habitantes y visitantes, que reinase en aquella casa el amor y la paz y a la vez que fuese bendecida con muchos hijos.
 
Con esto podemos concluir que aunque la mayoría de estas tradiciones son practicadas en Navidad tienen raíces en diversas culturas paganas.  Sin embargo,  tanto para la Iglesia como para otros creyentes, el verdadero significado de esta ocasión es celebrar el nuevo porvenir llenos de esperanza, alegría, prosperidad y paz.

​Cris R.

Anuncios destacados

Deja un comentario