Esta web es sólo para mayores de 18 años. Además, esta web utiliza cookies para datos estadísticos. Más info. Aceptar
Si continúa navegando significará que acepta el uso de cookies para esta web y que es mayor de 18 años.

USA/CANADA TAROT TOLL FREE: 1-877-707-0462 ESPAÑA: 806 585 753 (+34) 96 096 23 17 Videntes Buenas - Tarot Telefónico de calidad

Resonancia límbica: La capacidad para sentir lo que otro siente

Visitas 1384 Comentarios 0 Publicado el 09/10/2017 por Valen
 
Categoría: Meditación - Etiquetas: , , ,
 

Cuando compartes una conexión muy fuerte con otra persona, ¿es posible que puedas sentir lo que ella siente, aun cuando no se estén comunicando?

Hemos escuchado historias sobre aquellas corazonadas que sintieron algunas madres cuando alguno de sus hijos estuvo en peligro, o de la conexión entre dos hermanos que pueden llegar a sentir lo mismo, en el mismo momento sin necesidad de comunicarse verbalmente, y así muchas historias de parejas o amigos muy cercanos que han conectado de tal manera que pueden llegar a compartir estados emocionales profundos. 

Esta es precisamente la definición de “resonancia límbica”, un concepto teórico que trata de explicar la capacidad de los seres humanos para compartir emociones, afirmando que el origen de esta facultad puede encontrarse en el sistema límbico del cerebro. En otras palabras, la resonancia límbica es una conexión profunda entre los sistemas límbicos de dos personas. Los estados emocionales que se pueden compartir incluyen sentimientos de armonía empática, o miedo, ansiedad e ira.

La resonancia límbica es una conexión profunda entre los sistemas límbicos de dos personas

Origen del concepto

Todo parece indicar que la primera vez que se habló del término “resonancia límbica” fue en un libro publicado en el año 2000, llamado A General Theory of Love, o en español “Una teoría general del amor”. Los autores del texto, Thomas Lewis, Fari Amini and Richard Lannon, profesores de psiquiatría la Universidad de California, San Francisco, explican, desde la perspectiva de la neurociencia, que nuestros cerebros son afectados por las personas más cercanas a nosotros y que cuando tenemos una relación muy íntima con otra persona nuestro sistema límbico se sincroniza con el de ella, de modo que tiene profundas implicaciones para la personalidad y la salud emocional. 

¿Cómo ocurre esta conexión?

Cada niño nace con potencial para percibir las emociones de los demás, pero necesita experiencias para tener un desarrollo neurosensorial. Lo primero que ocurre es que su interacción con los padres le permite desarrollar conexiones neuronales que van configurando su estructura cerebral. Esa relación que desarrolla una madre con su bebé es un ejemplo de resonancia límbica.

Algunos expertos aseguran que cuando las personas están cerca es casi como que pudiesen leerse la mente, pero que en la resonancia límbica las emociones se pueden compartir incluso con personas que están alejadas físicamente. 

Hay personas que saben que otra está mal porque son capaces de leerlo, no porque adivinen, sino porque sienten empáticamente a un nivel muy armonizado lo que el otro está sufriendo, esté físicamente allí o no. 

Un ejemplo es cuando una persona comienza a recordar a alguien de su pasado, con quien tiene años sin hablar y de repente, suena el teléfono y es esa persona. También puede ser mediante los sueños, cuando un individuo sueña con alguien y luego se entera de que algo le ocurrió a esa persona o entra en contacto con ella. 

La resonancia límbica es el sistema de comunicación más primitivo que tienen los seres vivientes, algunos expertos afirman que sucede gracias a una sustancia llamada DMT que se encuentra en nuestros cerebros y el de todos los seres vivos, especialmente en la glándula pineal, o bien “el tercer ojo”. Sin embargo, se dice que los humanos hemos perdido esa capacidad de comunicación por el estrés diario en nuestras vidas y el priorizar a la comunicación verbal o escrita. 

La resonancia límbica es el sistema de comunicación más primitivo que tienen los seres vivientes.

Según los investigadores, es posible que una persona, si se lo propone, pueda reconectarse con esa parte de sus sentidos mediante prácticas meditativas, ya que esta habilidad tiene que ver con nuestro desarrollo interno. Un ejemplo son las prácticas del budismo tibetano, como la meditación Toglen, que consiste en conectarse con el sufrimiento propio y el de los demás donde quiera que vayamos.

Sea cierto o no que con la resonancia límbica podemos compartir nuestros estados emocionales profundos, todos hemos experimentado alguna vez una conexión especial con otra persona. Valdría la pena que científicamente se investigara más esta teoría ya que compartir sentimientos con los que nos rodean podría hacer que, como seres humanos, estemos unificados e integrados; si desarrollamos ese poder, podríamos estar en armonía con todo lo que nos rodea.

Testimonios de Resonancia Límbica

Son muy numerosos los testimonios que se pueden encontrar sobre resonancia límbica, de hecho, alguna vez habrás escuchado o experimentado algo muy parecido:

Tengo una amiga a la que le tengo mucho cariño, una vez estaba llorando en mi casa y ella me llamó y lo primero que me preguntó fue ‘¿por qué estás llorando?, sé que estás llorando, ¿qué pasa?’ Le conté lo que me pasaba y ella sabía; y a mí me pasa que me despierto pensando en ella y cuando la llamo también le está pasando algo, es una conexión que nos pasa siempre, estamos muy conectadas.”

Candela, F. Mexico D.F.

Me pasa con mi hermana algo muy fuerte, ella me llama cada cierto tiempo, estoy haciendo algo y siento que dice mi nombre, y cuando la llamo me dice ‘estaba pensando en ti’, es bastante raro.

Rosalia E. España

¿Has tenido alguna experiencia de conexión de emociones o pensamientos con otra persona?

 

Valen

Imprimir

Anuncios destacados

Deja un comentario