Esta web es sólo para mayores de 18 años. Además, esta web utiliza cookies para datos estadísticos. Más info. Aceptar
Si continúa navegando significará que acepta el uso de cookies para esta web y que es mayor de 18 años.

USA/CANADA TAROT TOLL FREE: 1-877-707-0462 ESPAÑA: 806 585 753 (+34) 96 096 23 17 Videntes Buenas - Tarot Telefónico de calidad

Peligros astrales: entidades astrales parasitarias

Visitas 1599 Comentarios 1 Publicado el 05/01/2017 por CrisR
 
Categoría: Espiritual - Etiquetas: , , , ,
 
Imagen
 
No todo es positivo y bueno en la dimensión astral, hay que tener mucho cuidado con ciertas entidades que habitan en dicha dimensión que no nos van a aportar nada bueno si tienen una oportunidad. Pueden causar estados de ansiedad, tristeza, incertidumbre, miedo, preocupación e ira, e incluso provocar que enfermemos al alimentarse de nuestra energía.
Con la muerte física tiene lugar la separación del cuerpo etéreo (conocido también como cuerpo sutil o astral), del cuerpo físico. La energía de una persona, la información sobre su personalidad, su experiencia, sus patrones emocionales e incluso la experiencia de otras vidas, se encuentran registradas o contenidas en el cuerpo etéreo.
 
Este conjunto de información condensada en el cuerpo astral, se dirige a la luz donde los espíritus guías lo reciben, para ayudarlo a pasar el portal que lo llevará a la quinta densidad, donde todas las almas de los seres después de la muerte, deben ir.
 
En algunos casos los cuerpos astrales no siguen el camino hacia luz, ya sea debido a que se pierden en el camino, por decisión o por desconocimiento. Cuando esto ocurre la mayoría de los espíritus quedan varados o atrapados en la zona denominada zona gris, zona intermedia o bajo astral. Agunas de estas entidades que no traspasan el portal, pueden sentirse inclinados a seguir disfrutando de la vida física, por lo que se adhieren al cuerpo físico de una persona.

Existen algunas entidades de bajo astral que debido a su naturaleza o comportamiento, son clasificadas como peligrosas. Unas de ellas son las denominadas como entidades astrales parasitarias.
 
¿En qué consiste una Entidad Astral Parasitaria (EAP)?
 
Cuando una o varias entidades astrales invaden el campo energético de una persona, ya sea con su autorización o sin ella, para fundirse de manera parcial o total en la mente subconsciente del individuo, se produce lo que se conoce como intrusión astral.
 
Estas entidades invasoras se alimentan como parásitos, del sistema sensorio-motor y emocional de la persona huésped. Además, la entidad utiliza estos sistemas propios del ser humano, para relacionarse con el ambiente exterior. A pesar de la invasión, una persona puede llevar una vida totalmente normal, sin ser consciente de que ha sido invadido por una o varias entidades. No debe confundirse la invasión astral con una posesión, aunque esta última no debe descartarse.
Los espíritus son energí­a y no ocupan lugar. Una persona huésped puede tener docenas o cientos de entidades adheridas.
Las entidades astrales parasitarias, ejercen cierto nivel de influencia en la mente, emociones, comportamiento y en el cuerpo del huésped. Una persona portadora de una entidad, puede sufrir periodos de amnesia durante los momentos en los que la entidad toma el control total.

 
Existen diferentes tipos de entidades astrales parasitarias: 


benignasmalignas y neutrales pasivasLa más común es la constituida por la consciencia de entidades humanas que por alguna razón, no han completado el proceso de transición después de la muerte física, y han quedados varados en un estado intermedio o bajo astral.
 
Según especialistas del tema, la intrusión o invasión astral se produce frecuentemente, y todas las personas se ven afectadas por una o más entidades astrales parasitarias, en algún momento de sus vidas.

Si al morir la persona tení­a dentro de sí­ una, o varias entidades parasitarias, la transición puede resultar un proceso difícil. En este caso hay varias posibilidades:

  • El espí­ritu del recién difunto puede llevar consigo a la entidad parasitaria hacia la luz y de esta forma rescatar al alma perdida.
  • ​El espíritu del recién difunto puede separarse de la entidad parasitaria y dirigirse solo hacia la luz. Después de la separación la EAP puede encontrarse nuevamente perdida, por lo que reinicia la búsqueda de otro huésped en quien alojarse. Si la EAP posee una fijación con el individuo al que estuvo adherida, puede esperar hasta la próxima encarnación de éste, localizarlo en el momento en que se produzca el nacimiento, y unírsele nuevamente.
¿Qué efectos puede causar una entidad astral parasitaria en su huésped?
 
Como ya se mencionó, una persona invadida por una entidad astral parasitaria puede verse afectada, sin llegar a sospechar o a conocer que hay una o varias entidades adheridas a ella.
 
El comportamiento, los deseos, los pensamientos, las actitudes, las relaciones e incluso las emociones, pueden estar influenciados por la entidad invasora, y el huésped creerá que son sus emociones y pensamientos. La entidad, tenga buena o mala intención, succiona la energía vital de la persona, imposibilitando que ésta se realice espiritualmente.
 
Los médiums experimentan considerables pérdidas de energía, e incluso su claridad mental, salud física y emocional se ven perjudicadas como resultado del contacto con entidades del más allá, lo que es una evidencia clara de que dichas entidades se nutren de la energía vital de las personas.
 
Por otro lado, al sufrir una invasión astral, se puede tener pensamientos suicidas, se pueden visualizar imágenes mentales sin sentido, sentir miedo, sentirse observado, escuchar voces o sentirse perseguido. La entidad invasora también puede manifestarse en sueños o pesadillas, y puede reproducir en la mente del individuo el momento de su muerte, así como recuerdos de su vida.

La influencia de la entidad parásito puede afectar el karma del individuo, causando su muerte anticipada o extendiendo su vida, al impedir que el huésped parta en un momento especifico de su vida.
 
Las entidades astrales parasitarias influyen en la vida de un ser humano, llegando incluso a impedir que éste siga con el plan establecido durante la etapa entre vidas. Esto produce enormes deudas kármicas.
 
Es posible aceptar la posibilidad de haber servido de huésped de una entidad parasitária, después de haber acudido a terapia y haber notado la desaparición de ciertos pensamientos, costumbres, obsesiones o adicciones.
 
¿Qué factores atraen a las entidades parasitarias?

Los factores o razones por las que una entidad astral se puede sentir atraída para invadir a una persona son diversos, e incluso puede tratarse de un evento fortuito.
Según los expertos, los casos clínicos de entidades invasoras estudiados, en los que no existía ninguna relación entre el huésped y la entidad astral, representan un 50% aproximadamente. El otro 50% de los casos, podrían deberse a algún tipo de relación entre parásito y huésped, o algún asunto inconcluso de la entidad.
 
Las debilidades en el plano físico, emocional o psíquico de una persona, pueden ser una invitación no consciente para que una entidad invada y se establezca en una persona. Lo mismo ocurre con las emociones muy fuertes, y los sentimientos reprimidos y negativos.
Las entidades astrales también se sienten atraídas por cualquier tipo de cirugía, enfermedades, transfusiones de sangre, transplantes de órganos, depresión, estrés, enfermedades mentales, golpes en la cabeza, entre otros.
El consumo de alcohol, el uso de drogas, principalmente las alucinógenas, los calmantes, la anestesia y sustancias similares, causan una fisura en el campo de energía que nos protege ante la invasión de las entidades astrales. 

La exposición constante a determinados ambientes con vibraciones negativas resultan atractivos para las entidades astrales parasitarias. Así el abuso sexual, las violaciones, las agresiones, etc., aumentan la posibilidad de invasión astral por parte de entidades que sienten atracción por dichas situaciones.
 
La exposición a ciertos ambientes en los cuales predominan las vibraciones negativas, así como la participación en actividades espiritistas sin el suficiente conocimiento, atraerán multitud de entidaes espirituales oportunistas hacia nosotros.
 
Otro factor que pueden actuar como imanes para atraer a las entidades astrales parasitarias y espíritus oportunistas de toda índole (desencarnados o entidades demoníacas), lo constituye cualquier tipo de práctica mágica, la acción de pedir ayuda a los guías sin tener el conocimiento suficiente sobre el mundo oculto, y todo tipo de actividad espiritual que se ejecute sin un basto conocimiento en la materia.
 
En algunos casos, los lazos que unen a dos individuos tales como el amor, odio, celos, venganza, etc., pueden constituir un factor importante para permitir la intrusión astral. Inconscientemente, una persona puede invitar a un ser querido a unírsele cuando este último ha muerto. Esta invitación puede generarse debido al dolor de la pérdida, y por negarse a dejar ir al ser querido. A su vez, el espíritu del fallecido puede sentir de la misma manera y decidir quedarse para permanecer con la persona viva.
 
En otros casos, la invasión por parte de una entidad astral puede ser el resultado de algo tan sencillo, como el hecho de que el huésped se encontrara predispuesto y cerca del lugar donde la entidad perdió la vida.
 
¿Cómo proceder ante una invasión por parte de una entidad astral?

Lo primero que se debe realizar, es la identificación de la entidad, o entidades astrales parasitarias, con el objetivo de liberar al huésped, de la sintomatología que sufre.
 
Aunque no se trata de resolver los problemas que pueda presentar la entidad, éstos deben atenderse en caso de requerirse, para que la entidad abandone el cuerpo de la persona huésped.
 
La entidad astral se debe liberar y guiar hacia la luz. La persona que realiza la liberación, debe asegurarse de que la entidad llegue a buenas manos. En otras palabras, debe asegurarse que los guías que acuden al encuentro de la entidad liberada, provengan de la luz. Además, se le debe explicar a la entidad, qué es lo que le ocurrirá, de tal forma que elimine los impedimentos que le evitan partir.

Uno de los métodos aplicado por los expertos, es la terapia de vidas pasadas. Durante la aplicación de esta terapia, el terapeuta debe diferenciar si la persona tratada está manifestando los recuerdos de su vida, o los recuerdos de la vida de la entidad invasora.
El terapeuta deberá analizar los recuerdos del paciente, hasta asegurarse de que se trata de los recuerdos del huésped y no de la entidad.
Por ejemplo, la entidad debe poseer los recuerdos de su vida que de seguro no coinciden con los del individuo, también debe recordar la edad que su huésped tenía cuando lo invadió y cómo ocurrió la intrusión.

​CrisR
Imprimir

Deja un comentario


Lo más visto


Te pueden interesar


Ofertas Tarot Visa 10 minutos sólo 8,5€ 40 minutos sólo 28€ 50 minutos sólo 35€ 60 minutos sólo 39€ Precios
Toll Free Visa Tarot Ver más