Esta web es sólo para mayores de 18 años. Además, esta web utiliza cookies para datos estadísticos. Más info. Aceptar
Si continúa navegando significará que acepta el uso de cookies para esta web y que es mayor de 18 años.

USA/CANADA TAROT TOLL FREE: 1-877-707-0462 ESPAÑA: 806 585 753 (+34) 96 096 23 17 Videntes Buenas - Tarot Telefónico de calidad

La Santa Compaña: Una leyenda cada vez más cercana

Visitas 306 Comentarios 0 Publicado el 18/11/2016 por CrisR
 
Categoría: Mitos y leyendas - Etiquetas:
 
Imagen
Quienes aseguran haber visto la procesión de la Santa Compaña, declaran que no se trata sólo de un cuento para asustar a los niños, sino de una demostración clara de las almas en pena en este mundo terrenal. La Santa Compaña es una de las leyenda urbanas más popular en el territorio español, también es reconocida como Güéspeda, Güestia o simplemente Compaña.
Al pasar las 12 de la noche, la Santa Compaña se manifiesta en los cruces de senderos y los diferentes caminos en Galicia y otras zonas de España, llevando consigo una serie de almas en pena que se encuentran cubiertas con túnicas negras y capuchas que les cubren el rostro en su totalidad. La leyenda asegura que el propósito de esta procesión satánica es advertir con una visita a todos aquellos hogares en los que próximamente ocurrirá un deceso.

Vagan descalzos formando dos hileras, cada ánima lleva una vela encendida y según los testimonios los velones no son más que huesos humanos, los cuales dejan un característico olor de cera caliente a su paso. Dirigiendo la Santa Compaña se encuentra un espectro mayor, una aparición superior conocido como Estadea.

En la mayoría de los casos esta procesión de almas en pena es guiada por una persona viva habitante de la zona, la cual actúa como si estuviese en un trance o en estado de sonambulismo, ya que al día siguiente no puede recordar lo sucedido.

“Andad de día, que la noche es mía”

Cuenta la leyenda que si la Santa Compaña llegase a encontrar a una persona andando en el mismo camino que ellos, de forma inmediata pronunciarán esa espeluznante frase; cuando alguien se cruza con la procesión, la única manera de esquivarlos es dibujar un círculo en el suelo y tumbarse boca abajo dentro de él, evitando hasta en lo más mínimo el contacto visual con el satánico desfile.
De lo contrario, si la persona se queda observando la escena y la Santa Compaña decide hacerlo parte, recibirá una de sus tétricas velas, la cual se debe devolver de inmediato a su propietario, puesto que de no hacerlo deberá prepararse para su propia muerte.  

El único día que la Santa Compaña ronda las iglesias es el día de los difuntos, las creencias aseguran que lo hacen a modo de burla y logra reforzar la idea de que se trata de una procesión satánica.
Santa compaña leyenda
De acuerdo con la opinión de los escritores José Miranda, Juan R. Cuba y Antonio Reigosa: "la denominación de Santa Compaña es errónea, pese a su fortuna en la literatura, pues la Compaña podrá ser muchas cosas, pero santa, desde luego, no", lo cual es un punto bastante lógico puesto que se trata de una procesión de almas en pena, muy seguramente regida por alguna entidad demoniaca.

¿Qué ocurre con la persona viva que es parte de la Compaña?

Según los acontecimientos vividos y testimonios de las víctimas, la persona viva que precede la procesión satánica puede ser mujer u hombre dependiendo si el patrón de la parroquia en la zona es una santa o un santo. La persona no podrá recordar nada de lo ocurrido en el transcurso de la noche, sin embargo se conoce quien ha sido penado con el castigo de muerte debido a su constante palidez y la delgadez repentina que presenta.
Se dice que cada día su palidez será mayor y su delgadez será mucho más notoria, la persona se va debilitando cada día más sin que nadie encuentre la causa de tan repentino sufrimiento.
Para protegerse de la maldición que representa la Santa Compaña, las personas deben abrir los brazos en cruz y pronunciar “Jesucristo” cuando le quieran asignar la vela o la cruz, también pueden llevar los brazos cruzados u ocupados con algún objeto (piedra, palo) o en última estancia salir corriendo en dirección contraria a la de la procesión.  

Los testimonios en los pueblos Españoles son aterradores, son muchas las personas que vieron con sus propios ojos a la Santa Compaña andando por los senderos; estas personas aseguran que las almas en pena caminan emitiendo una especie de rosario, acompañado de cánticos fúnebres y la constante sonata de una pequeña campanilla que puede escucharse a metros de distancia.
Documental: Los testigos de la Santa Compaña
¿Por qué la Santa Compaña se aparece ante ateos y agnósticos? Esta pregunta se la han planteado un buen puñado de antropólogos, quienes después de escuchar cientos de testimonios, llegaron a la inquietante conclusión de que debe existir alguna clase de fenómeno real, que trasciende el mero campo de la tradición. Lo más fácil sería catalogar estos relatos como meras alucinaciones, pero ante la abundancia de testimonios, diversidad de testigos y las características comunes de los relatos indican que nos enfrentamos a hechos reales, cuya naturaleza a día de hoy desconocemos por completo.

​CrisR.

Anuncios destacados

Deja un comentario